Promoviendo la agilidad en España

comunidad

Por Xavier Quesada Allué

La ‘comunidad’ de agilistas españoles siempre ha tenido un conflicto de identidad al intentar definirse. Nadie puede decir a ciencia cierta qué es exactamente ‘la comunidad’, quiénes la integran, a qué se dedica, o qué nivel de actividad tiene. Pero existir, existe. Quizás no esté en su momento de mayor foco, y ciertamente con la pandemia todo se ha complicado aún más. Pero bueno, aquí estamos.

En líneas generales, la comunidad ágil española la integran todos los individuos y empresas que están vinculados a la agilidad con A mayúscula (Agile) en este país – o sea, a practicar y promover el trabajar en forma ágil según los lineamientos del Agile Manifesto. Tradicionalmente, se componía de un mix de miembros de equipos de desarrollo de software, consultores independientes que se dedican a enseñar y promover esta forma de trabajar (muchos de ellos autodefinidos como «agile coaches»), y algún que otro gerente de proyecto o líder interesado en implantar estas metodologías en sus empresas o equipos para potenciar sus resultados de negocio.

Hoy en día, vivimos recambio y dilución. Muchos de los integrantes y voluntarios originales de la comunidad ágil española ya se dedican a otras cosas, o siguen vinculados a la agilidad pero -tras haber contrubuído durante años- ya no participan activamente en Agile Spain. En su lugar, han aparecido caras y nombres nuevos. Con el crecimiento exponencial de esta forma de trabajar y de este sector, el ecosistema se ha extendido.

Hoy, vemos aparecer perfiles nuevos de todo tipo en nuestras conferencias y foros. Algunos aportan diversidad que enriquece nuestro pensamiento y juventud que nos energiza. Otros vienen con intereses que se podría tildar de puramente oportunistas o demasiado corporativos, lo cual genera algunos roces. También se ha extendido el foco que se tenía en los orígenes sobre el desarrollo de software a todo ámbito laboral, para desazón de muchos agilistas originales que -con dignidad- siguen persiguiendo el santo grial las buenas prácticas de ingeniería.

La realidad es que estos factores son complejos de analizar, y comunes a cualquier comunidad que es víctimas de su propio éxito. Hemos tenido un impacto tan grande en el mundo del desarrollo de software, que todo el tejido empresarial y productivo está inspirado e interesado en aprender de nosotros y gozar de los beneficios que trae nuestra forma de trabajar. Lamentablemente no todos se integran en forma óptima, pero así es la vida.

Lo importante: el núcleo de la comunidad sigue existiendo, al igual que su razón de ser. Si no fuera así, no estarías leyendo estas líneas. Seguimos teniendo como común denominador la curiosidad eterna por aprender y la pasión por divulgar esta forma de trabajar en la que creemos. Seguimos compartiendo nuevas ideas propias, migrando ideas ajenas del inglés al castellano, creciendo como profesionales y haciendo networking para potenciar nuestro impacto. Hemos madurado, hemos evolucionado, y hemos cambiado – pero seguimos estando. 12 años después, aquí estamos, y cuando pase la pandemia, aquí seguiremos.

Podemos dar algunos datos objetivos para intentar dimensionar la actividad y tamaño pre-pandemia de la comunidad:

  • El Slack de Agile Spain cuenta con unos 1800 integrantes (pero admitamos que solo un porcentaje pequeño participa activamente)
  • La última CAS presencial (CAS 2019 Barcelona) contó con unos 1200 participantes.
  • Aproximadamente 6900 seguidores en Twitter y 1500 suscriptores a nuestra lista de correos en Google Groups.
  • Además de las conferencias oficiales de la Asociación (CAS y AOS), antes de la pandemia se dio apoyo legal a unas 12 conferencias independientes durante el año. Con la pandemia esto se ha reducido a dos o tres.
  • Varias de las comunidades locales siguen activas organizando meetups y otros microeventos, en particular Agile Barcelona y Madriágil.
  • Atraemos como auspiciantes de nuestras conferencias ágiles a varias de las empresas más grandes de España como BBVA, Repsol, Santander, etc.

Para cerrar estos párrafos, quisiera invitar al lector a participar -por primera vez o de nuevo- en las actividades de la comunidad ágil española bajo la bandera de Agile Spain. Para contribuir, únete al Slack de la Asociación. Te esperamos!