Manifiesto Ágil

Estamos descubriendo mejores maneras de desarrollar software tanto por nuestra propia experiencia como ayudando a terceros. A través de esta experiencia hemos aprendido a valorar:

 

Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas

Software que funciona sobre documentación exhaustiva

Colaboración con el cliente sobre negociación de contratos

Responder ante el cambio sobre seguimiento de un plan

Esto es, aunque los elementos a la derecha tienen valor, nosotros valoramos por encima de ellos los que están a la izquierda.

Kent Beck
Mike Beedle
Arie van Bennekum
Alistair Cockburn
Ward Cunningham
Martin Fowler
James Grenning
Jim Highsmith
Andrew Hunt
Ron Jeffries
Jon Kern
Brian Marick
Robert C. Martin
Steve Mellor
Ken Schwaber
Jeff Sutherland
Dave Thomas

 

Doce principios del software Ágil

Seguimos estos principios:

Nuestra mayor prioridad es satisfacer al cliente
mediante la entrega temprana y continua de software
con valor.

Aceptamos que los requisitos cambien, incluso en etapas
tardías del desarrollo. Los procesos Ágiles aprovechan
el cambio para proporcionar ventaja competitiva al
cliente.

Entregamos software funcional frecuentemente, entre dos
semanas y dos meses, con preferencia al periodo de
tiempo más corto posible.

Los responsables de negocio y los desarrolladores
trabajamos juntos de forma cotidiana durante todo
el proyecto.

Los proyectos se desarrollan en torno a individuos
motivados. Hay que darles el entorno y el apoyo que
necesitan, y confiarles la ejecución del trabajo.

El método más eficiente y efectivo de comunicar
información al equipo de desarrollo y entre sus
miembros es la conversación cara a cara.

El software funcionando es la medida principal de
progreso.

Los procesos Ágiles promueven el desarrollo
sostenible. Los promotores, desarrolladores y usuarios
debemos ser capaces de mantener un ritmo constante
de forma indefinida.

La atención continua a la excelencia técnica y al
buen diseño mejora la Agilidad.

La simplicidad, o el arte de maximizar la cantidad de
trabajo no realizado, es esencial.

Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños
emergen de equipos auto-organizados.

A intervalos regulares el equipo reflexiona sobre
cómo ser más efectivo para a continuación ajustar y
perfeccionar su comportamiento en consecuencia.

Nota: el original en inglés pueden encontrarse en  http://www.agilemanifesto.org